• Este programa debe ser complementado con otras decisiones que requieren atención y decisión de las Administraciones, como es la ampliación de los ERTES

La Cámara de Comercio de la provincia de Cáceres valora positivamente el programa de ayudas, de concesión directa y sin convocatoria de la Junta de Extremadura a fin de reducir los problemas de liquidez de pymes y autónomos afectados por la pandemia.

Esta demanda de la Cámara cacereña por fin obtiene una respuesta que aliviará de alguna manera la presión económica del tejido empresarial cacereño, si bien debe ser complementada con otras medidas que refuercen este programa para que muchos negocios abocados al cierre puedan finalmente sobrevivir a la crisis económico-sanitaria.

 Y es que, a pesar del comienzo de la vacunación, este 2021 seguirá marcado por la pandemia que todavía limitará mucho la actividad de las empresas y retrasará la recuperación.

En este punto, uno de los aspectos que requiere gran atención por parte de las Administraciones son los ERTES, que tienen como fecha de caducidad el 31 de enero y que, en opinión de la Cámara de Comercio de Cáceres, debe ser prolongada debido a que la situación económica en la provincia cacereña sigue siendo muy delicada.

Así, la organización empresarial recuerda que todavía existen más de mil contratos que están dentro de estos expedientes en la provincia, por lo que es vital prolongar esta fórmula para salvar estos puestos de trabajo.

Junto a esta medida, la Cámara de Comercio de la provincia de Cáceres pide ampliar líneas de liquidez ICO, establecer bonificaciones en las cotizaciones sociales y cuotas de autónomos y continuar con la moratoria de aplazamiento de impuestos, a fin de garantizar la supervivencia de muchos negocios de la provincia que, en estos momentos, se ven con el agua al cuello por culpa de los pagos mensuales a los que no pueden hacerle frente debido a la bajada estrepitosa del consumo suscitado por las medidas restrictivas que se han adoptado para hacer frente al Covid-19.