La Cámara de Comercio de la provincia de Cáceres muestra su total apoyo al comercio y la hostelería en su reivindicación de abrir los locales para continuar con la actividad que le ha sido privada por las restricciones para frenar la situación epidemiológica de Extremadura.

La entidad cameral considera que el comercio y la hostelería deben ser indemnizados y compensados por la totalidad de las pérdidas que las actuales restricciones les está provocando si han de permanecer sus establecimientos cerrados.

Para la Cámara de Comercio de la provincia cacereña las medidas que han obligado a estos sectores a bajar la persiana ha sido un nuevo mazazo para la economía de la provincia en plena cuesta de enero y lamenta que hayan sido adoptadas de forma unilateral.

Si bien las ayudas anunciadas por la Junta de Extremadura han de ponerse en valor al ser positivas, no son suficientes para paliar el varapalo económico que están sufriendo estos negocios.

Para la organización cameral deben ser complementadas con otras adoptadas por el Gobierno nacional, tales como exenciones de tasas y cuotas de la Seguridad Social; establecer bonificaciones en las cotizaciones sociales y cuotas de autónomos; ayudas al alquiler para estos sectores a los que se les obligue al cierre total de su actividad y continuar con la moratoria de aplazamiento de impuestos, entre otras medidas.

Por último, recalca que hay que tomar cuantas decisiones sean necesarias para acabar con el Covid-19, pero sin afectar a estos sectores, generadores de empleo y riqueza de nuestros municipios.

No es de recibo que estén pagando justos por pecadores, cuando han sido las empresas, la hostelería y el pequeño comercio los que han seguido a rajatabla el protocolo de actuación para adecuar sus negocios a las circunstancias actuales.