• En caso de que tuviesen que permanecer sus establecimientos cerrados, los hosteleros deben ser indemnizados y compensados por la totalidad de las pérdidas

La Cámara de Comercio de Cáceres considera que es prioritario que se flexibilicen las restricciones impuestas a los establecimientos de hostelería con la apertura limitada de las terrazas y espacios interiores, ya que la prolongación del cierre obligado de estos negocios supondrá un daño irreversible para este gremio tan injustamente denostado desde el inicio de la pandemia.

 

En caso de que tuviesen que permanecer sus establecimientos cerrados, la entidad cameral señala que los hosteleros deben ser indemnizados y compensados por la totalidad de las pérdidas que les está suponiendo las medidas restrictivas para frenar la situación epidemiológica en Extremadura.

 

Estas medidas deben ser complementadas con ayudas y decisiones por parte del Gobierno nacional, a fin de curar la herida de muerte de este sector que genera miles de puestos de trabajo en nuestra tierra y supone un alto porcentaje de la facturación anual de la economía extremeña.

 

En concreto, la hostelería debe ser compensada con exenciones fiscales, bonificaciones en las cotizaciones sociales, así como ayudas al alquiler de sus establecimientos, entre otras.

 

Por último, la Cámara de Comercio de Cáceres muestra su solidaridad y apoyo total a la hostelería ante la difícil circunstancia que está atravesando este sector del que viven miles de familias de nuestra provincia y advierte de que si no se actúa de inmediato asistiremos a la desaparición de un sector estratégico en el país, la comunidad y la provincia de Cáceres.